miércoles 27/10/21

La noche de San Juan, copia cristiana

Todos los 21 de junio se produce un fenómeno astronómico conocido como solsticio de verano. Dicho término proviene del latín y significa “sol quieto”. Ese día el ecuador de la tierra pasa por el lugar más alejado del sol. Al estar nuestro planeta inclinado, el solsticio será el día del año en que el hemisferio norte recibe durante más tiempo la luz solar

El fuego, elemento purificador
El fuego, elemento purificador

El solsticio de verano ha estado siempre ligado por tradición al fuego y, en concreto, a las hogueras. La finalidad de encenderlas esa noche era para, de forma simbólica, “dar energía al sol”, ya que a partir de ese momento el tiempo del día en que habrá luz iría disminuyendo frente al aumento de los periodos de oscuridad.

Al intentar imponerse, el cristianismo adoptó la celebración del solsticio de verano y lo transformó en la noche de San Juan. Para ello crearon el mito de que al nacer San Juan Bautista su padre ordenó encender una hoguera. De esa forma los ritos y tradiciones que antes se hacían el 21 de junio pasaron a celebrarse el día 24.

San Juan, su padre anunció su nacimiento con una hoguera

(San Juan, cuyo padre anunció el nacimiento de su hijo con una hoguera)

A pesar de esa cristianización, los ritos paganos siguen vivos en la noche del 23 de junio. Esos ritos tienen diferentes finalidades, destacando los que buscan la buena suerte y el librarse de males futuros. Para hacer posible ese deseo solo es necesario saltar sobre un hoguera. Si por el contrario queremos librarnos de algún aspecto de nuestro pasado, bastará con escribirlo en un papel y arrojarlo al fuego.

La purificación también se puede obtener bañándose en el mar esa noche y “cogiendo siete olas” en la orilla.

Coger siete olas garantiza un buen año

(Coger siete olas garantiza un buen año)

La noche de San Juan se presta también a la adivinación. Justo a las doce de la noche del día 23 se debe abrir un huevo fresco dentro de un recipiente con agua. Este se tiene que dejar toda la noche bajo la cama en la que dormimos. A la mañana siguiente la figura que aparezca representada sobre el líquido nos dará pistas sobre el trabajo futuro de la persona que hace el rito o de quién será próximamente su pareja.

También podemos saber si nuestra relación sentimental tiene futuro o no. Para ello deberá ponerse en un plato un poco de agua con dos agujas. Si estas se juntan, la relación será duradera. Si amanecen separadas, mejor cambiar de pareja porque la relación no tiene futuro.

Un forma sencilla de adivinar el porvenir

(Una forma sencilla de adivinar el porvenir)

Por último la noche de San Juan también podemos conocer cómo nos va a ir en el terreno económico. La fórmula es bien sencilla: se colocan bajo la cama tres papas, una pelada, otra sin pelar y una a medio pelar. Por la mañana se coge una al azar, si se coge la que está pelada del todo el resto del año no será muy bueno. Si se coge la que está a medio pelar la cosa estará ni bien ni mal, se podrá llevar. Ahora, si se coge la que está sin pelar del todo será un buen periodo económico el que nos espera.

Todos estos ritos forman parte de la cultura popular canaria. Viéndolos con los ojos del siglo XXI pudieran parecer simples disparates sin fundamento, pero creo que los mismos son tan respetables como los que se amparan en la fe cristiana, ya sea pidiéndole novio a San Antonio o colocando perejil ante una imagen de San Pancracio.

 

Juan Carlos Saavedra

Escritor, investigador y divulgador de la cultura canaria

http://www.juancarlossaavedra.com

La noche de San Juan, copia cristiana
Comentarios