martes 24/5/22
El presidente del Círculo de Empresarios, Agustín Manrique de Lara
El presidente del Círculo de Empresarios, Agustín Manrique de Lara

El  presidente del Círculo de Empresarios de Gran Canaria, Agustín Manrique de Lara, ha querido poner en valor la capacidad de las empresas canarias “de sobreponerse, de sobrevivir y de adaptarse”.

Manrique de Lara ha reconocido especialmente el esfuerzo del sector turístico que ha sabido “cerrar, convivir con el cierre y abrir en la incertidumbre y volver a recuperar el empleo como lo ha hecho, llegando al cien por cien de la recuperación del empleo”. Muestra de “esa capacidad de adaptarse y de asumir riesgos del sector turístico” es el hecho de que muchos empresarios han sido capaces de rehabilitar sus establecimientos “estando con ingresos 0 y con expectativas muy inciertas”.

El empresario considera que el año 2021 “ha sido año de incertidumbre y 2022 parece que empieza con incertidumbre”, ya que, a pesar de que “el ritmo y el nivel de vacunaciones iba a acabar con esa maldita palabra, las variantes y la no vacunación de una buena parte del globo nos ha llevado a que mantengamos la incertidumbre y a que tengamos que seguir conviviendo en unas circunstancias en las que los empresarios más o menos nos sabemos defender pero en la que las administraciones públicas se mueven muy mal”.

Y es que, a pesar de haber recibido “una parte importantísima de fondos” para apoyar a las empresas canarias, con un total de 1.144 millones de los 7.000 que el Gobierno nacional repartió en el conjunto del Estado español, los empresarios canarios reclaman “una mayor sensibilidad con el territorio que se ha visto más afectado, que ha tenido una mayor separación de las cifras medias del conjunto de la nación”. “Fue mucho para Canarias y lo hemos reconocido, pero el tiempo ha dicho que han sido insuficientes” y prueba de ello es que “70 empresas no han podido acceder a los fondos, a pesar de cumplir con todos los requisitos”.

“Necesitamos 170 millones extra de financiación para cubrir nuestras necesidades”, asegura Manrique de Lara, porque además “hemos vivido una divergencia hacia el empobrecimiento de la comunidad canaria que no nos podemos permitir, porque ya partíamos de cifras bastante negativas”, ha recordado Manrique de Lara.

Un necesario comisionado del REF

La “deslealtad y falta de sensibilidad del Gobierno estatal con Canarias” también se hace patente en la “falta de conocimiento y sensibilidad” sobre el Régimen Económico y Fiscal (REF), un desconocimiento que, según los empresarios, “es todavía peor cuando las instituciones del Estado no conocen de verdad los derechos de los canarios, nuestros fueros, algo que está en nuestro Estatuto, algo que no solo hay que cumplirlo, hay que conocerlo y hay que saber por qué lo tenemos, para qué lo necesitamos y cómo debe evolucionar”.

Pero Manrique de Lara no solo culpabiliza al Gobierno nacional de este desconocimiento sobre el REF: “Tenemos que asumir nuestra cuota de responsabilidad, nosotros también tenemos la obligación de explicarlo, no solo tenemos que exigirle al Estado que lo conozca, sino hacer un esfuerzo para que explicarlo y ponerlo siempre encima de la mesa”.

Y por eso vuelve a poner sobre la mesa la propuesta de crear un Comisionado sobre el REF, figura que “debe asumir el Gobierno de Canarias, incorporarla a sus estructuras y tener un equipo potente que esté pensando en el REF de los próximos 15 años”. No se trata únicamente de analizar, justificar y defender el Régimen actualmente vigente en Canarias, sino “el que necesitamos tener para que la evolución de nuestra actividad económica sea la deseable y sea capaz de recoger empleo y de hacer crecer nuestra economía”, explica Manrique de Lara.

El REF es el marco legal que permite a las empresas canarias paliar, entre otros obstáculos, la lejanía con respecto al resto del territorio español. A pesar de esa lejanía y de las circunstancias vividas en los últimos meses, Manrique de Lara reconoce sentirse positivo en lo que al tejido empresarial grancanario se refiere: “Gran Canaria es una isla que está acostumbrada a tejer la empresa y generar el tejido empresarial en las dificultades, respecto a las administraciones públicas a las que hemos tenido más lejos que otras islas del Archipiélago, y desde luego dificultades de competitividad y de competencia porque tenemos un tejido empresarial mucho más agresivo, en el buen sentido de la palabra, que el resto del archipiélago”.

El empresario asegura que los niveles de competencia en la isla son muy altos y se ha generado “un músculo muy importante”, por eso “Gran Canaria parte de una posición muy ventajosa para acometer lo que viene después de esta tremenda etapa de más de año y medio de pandemia; veo mucha inquietud en el tejido empresarial, veo ganas de explorar nuevos sectores de actividad, veo ganas de mejorar los que existen…”.

“En los últimos meses el tejido empresarial no se ha rendido en ningún momento, todo lo contrario”, y en ese sentido el presidente del Círculo de Empresarios valora el esfuerzo de “ese tejido fuerte empresarial que ha sabido liderar, ha sabido contagiar y dinamizar a la competencia”. “La gran lección que ha salido de la pandemia es la colaboración, la búsqueda de alianzas y la cooperación entre grupos empresariales que es lo que nos da el tamaño que no tenemos en estas islas, porque nuestro mercado es pequeño, para poder continuar avanzando en digitalización, en internalización, en mejora de gobernanza, en explorar nuevas economías…”. “Creo que tenemos buenos años por delante”, asegura.

Formación sin rigidez

Sin embargo, sigue siendo crítico con los modelos de formación en Canarias, porque la formación reglada, tanto la universitaria, como la preuniversitaria en los últimos años de la escolarización “están muy lejos de la empleabilidad, están en una rigidez que no les permite adaptarse lo que demanda en estos momentos el mercado laboral”.

En ese sentido, Manrique de Lara tiene claro que “si no somos capaces de salir de las rigideces de la formación reglada para incorporarnos a este mundo de formación mucho más dinámico y mucho más en contacto con la empresa, difícilmente podremos resolver los problemas de empleabilidad que tenemos en Canarias”, como ya están haciendo el País Vasco, Navarra o Málaga, los grandes ejemplos nacionales de los que hay que aprender.

Aún así, se muestra “ilusionado de lo que tenemos por delante”, sobre todo teniendo en cuenta propuestas como la recién inaugurada Travel Tech School, un proyecto “que nace en un garaje canario, de la iniciativa sin recursos de personas que están muy comprometidas con el sector turístico y capaces de atraer al líder mundial en tecnología aplicada al turismo, como es Amadeus, a los principales actores del sector empresarial turístico canario, a las universidades públicas canarias, al Gobierno de Canarias…”.

Para Manrique de Lara, la inauguración de esta escuela, primer centro de investigación en Canarias y primer centro de investigación turística de España, supone “un antes y un después para el turismo”, en el sentido de que “el turismo que hoy tenemos lo inventamos en Canarias en los años 60, ha sido todo un modelo de éxito y hoy lo estamos reinventando”.

En los últimos años el sector privado y el sector público han discutido mucho sobre el modelo turístico. Mientras el sector público “ha querido definirlo dándole la espalda al sector privado que era el que lo había creado” y el sector privado “ha luchado también por poner encima de la mesa su modelo”.

Sin embargo, con la Travel Tech School “veremos como Canarias se convierte en un living lab único en el mundo en el sector turístico, veremos cómo se manejan los datos de más de 100 millones de pernoctaciones turísticas que tenemos” utilizando la inteligencia artificial y Canarias será capaz de utilizar esos datos para tener el modelo que demanda el cliente en cada momento y además actualizándose de forma continua y progresiva, “y eso es lo que garantiza la continuidad, la sostenibilidad y la competitividad en el mercado internacional para conservar el liderazgo mundial en el segmento de sol y playa en el turismo en Canarias”.

“Eso va a ser imbatible, el empujón a la competitividad que eso le da del turismo canario en los mercados internacionales va a ser de una magnitud que hoy no somos capaces de valorar y que nos da una garantía de supervivencia y de crecimiento en el futuro espectacular si sabemos hacerlo”, asegura el presidente del lobby empresarial.

Con este proyecto como ejemplo y otras iniciativas que puedan surgir el próximo año, el empresario considera que dentro de unos días, Canarias dejará atrás una etapa. Incluso augurando nuevos ERTEs en los próximos meses, aunque “no en las magnitudes que habíamos vivido”, el 31 de diciembre “cerramos la pandemia y, salvo grandes imprevistos que nadie espera, esperamos que el 2022 sea un año totalmente diferente”.

Manrique de Lara: “En 2021 las empresas canarias han sabido sobreponerse, sobrevivir y...
Comentarios