sábado 27/11/21

¿Cómo llevas tu sexuación?

Yo sexuo, tú sexúas, el sexúa.... ¿Habré sexuado? Sexuando, sexuado. Conjuga el verbo sexuar y verás. Otra opción para ahondar en materia. ¡Adelante, lee el artículo de nuestra sexóloga Rut Mónica Díaz! 

El placer de sexuar
¿Cómo llevas tu sexuación?

La sexuación es un proceso en el que te haces sexuado, te sexuas. ¡Ay Dios! ¿De qué me habla esta mujer? A ver… calma, vamos por partes, es más sencillo de lo que parece y a la vez tiene toda una serie de matices. La sexuación es el hecho de diferenciarse por razón de sexo (hombre o mujer).Y dirás.. ¡Ah vale! Pues yo soy…. Hombre. Y si te pregunto: ¿En qué te basas? “No querrás que te lo enseñe”, podría ser una de las respuestas. Otra:  “En que tengo genitales de hombre”. Y ahí… una sexóloga como yo emitiría un sonido, tal que una sirena  o aviso de error: `Piiiiiiiiiiiii´. Me puedes decir que eres un hombre por todo lo que consideres y sientas pero basar esa afirmación en los genitales es reducirlo al máximo. Es uno de los inconvenientes a la hora de llevar un proceso de sexuación sano, fluido, vivido y sentido. En tu caso, quizás no, porque lo ves cristalino, lo has tenido claro desde siempre, el entorno te ha acompañado, los genitales van acorde con lo que dices y sientes que eres. Pero… ¿y si piensas en alguien cuyos genitales no son lo que esa persona dice que es y siente ser?

Y que conste que no hay lío alguno, sólo hay diferentes modos de vivir y sentir con esos mismos genitales. Todo viene de la interpretación que hagamos por nuestros condicionamientos, por nuestras creencias, por lo aprendido y por lo que nos `han metido a fuego´ en nuestras cabezas: “Esto es o así o así, y si no es así, si no está dentro de esto, o esto, es raro o anormal´. ¡Toma etiquetado gratuito! Así, sin más. A ver cuándo aprenderemos que las etiquetas están perfectamente ubicadas en los productos pero no valen para las personas. Y aquí llegamos los sexólogos para aportar luz y dejar ser a cada individuo. Para acompañar y respetar todos los procesos de sexuación por mucho que otras personas los cataloguen de raros.

Si sólo ponemos el foco en la genética, en el sexo que se asigna al nacer e incluso antes de nacer basado en los genitales y en más sesgos utilizados, nos perdemos lo más importante. ¿Quién es… el o ella? Su autopercepción. Eso lo debe determinar únicamente la propia persona, no es competencia de nadie más. Esa persona protagonista de su vida será quién decida de que sexo es y cómo siendo de ese sexo desea comportarse y vivirlo. Hay diferentes maneras de ser hombre y mujer. Pero claro, en este proceso biográfico debe existir respeto, no tengo por qué compartirlo pero sí respetarlo.

Sería muy positivo comenzar a ver el sexo como valor, el sexo como inspiración a crecimiento, no como una forma de etiquetar sin más. Hay un contraste entre uno y otro enriquecedor. Existe una cantidad de variables a tener en cuenta que trataré con más detalle. Todos nos hemos sexuado y todos sexuamos. A veces con comentarios, sin maldad y miradas cuando no se encaja algo como se solía entender hasta el momento. Un ejemplo, si tienes niños, es tener claro que no existe una conducta sexuada, jugar con muñecas o coches, sólo hay distintas formas de jugar con el mismo juguete. Pero quizás has sido de los que has impedido a tu hijo jugar con la muñeca de su hermana o ponerse ropa de niña, cuando ellos sólo jugaban a intercambiar papeles, sin la visión sexuada que tenías tú ;) Tu hijo no pasará a ser niña, si no lo es, por jugar con los juguetes de su hermana, puedes dormir tranquilo. Y ya saben… disfruten mucho de su proceso de sexuación y no olviden el humor.

Rut Mónica Díaz

Sexóloga

@keepcalmmamaessexologa

¿Cómo llevas tu sexuación?
Comentarios