lunes. 28.11.2022

“Cosmovisión Awara”, los primeros habitantes de la isla de La Palma

El jueves 24 de marzo se presenta en el Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología, a las 18.30 horas, el libro “Cosmovisión Awara”, una obra escrita por Miguel A. Martin. En la misma su autor profundiza en la espiritualidad y creencia de los primeros habitantes de la isla de La Palma a partir de las señas que estos dejaron en toda la geografía de la llamada Isla Bonita

“Cosmovisión Awara”, los primeros habitantes de la isla de La Palma
“Cosmovisión Awara”, los primeros habitantes de la isla de La Palma

Para conocer mejor este ensayo, que aborda de forma novedosa la visión del mundo que los rodeaba que poseían los Awara hemos entrevistado a Miguel A. Martín.

Miguel Ángel Martín, autor de "Cosmovisión Awara"
Miguel Ángel Martín, autor de "Cosmovisión Awara"

P.- ¿Cuándo inició su labor de divulgación del mundo indígenas palmero?

R.- Desde la etapa universitaria, gracias a los sobresalientes profesores que me inocularon la pasión por la prehistoria de Canarias, comenzamos a profundizar en el pasado indígena. Al llegar a la isla de La Palma y desarrollar mi actividad profesional, sacamos tiempo para empezar a recorrer los yacimientos arqueológicos ya conocidos y, por el camino, reparar en otros espacios que estaban escondidos esperando a ser redescubiertos.

Fueron muchos años de campo, de andar por lomos, barrancos, montañas, tomando datos materiales de lo que ibas encontrando. Sin embargo, el 20 de diciembre de 2003, todo dio un giro inesperado. Ese día, muy temprano, me encontraba en el yacimiento de Las Lajitas (18 amontonamientos de lajas y un centenar de grabados rupestres), en la base del Roque de Los Muchachos, la montaña más alta de la isla. La cumbre se empezaba a iluminar con los primeros rayos de sol, pero nosotros seguíamos en la sombra. Notaba como la luz venía hacia mí empezando a iluminar los amontonamientos de piedras. En ese instante me giro y me sorprende la salida del sol por la misma cima del Roque de Los Muchachos. Nunca olvidaré ese momento, fue de los más felices de mi vida por la trascendencia que contenía.

P.- En su libro “Cosmovisión Awara” propone una nueva perspectiva a la hora de abordar el mundo de los primeros pobladores de la isla, ¿De qué enfoque se trata?

R.- Muy pronto, empezamos a dar forma a nuestra propia investigación a partir del enfoque histórico en toda su amplitud y compartiendo viaje con otras ciencias sociales e incluso matemáticas, de pensamientos plurales, esparciendo ideas que, de una manera interdisciplinar, nos conduzca a nuevas interpretaciones.

El estudio del marco histórico indígena canario debe afrontar el reto de ir más allá de la arqueología. Se trata de cambiar la mirada, de percibir el entorno de cada espacio alejándote de la exclusividad materialista y acercándonos a lo elemental del simbolismo y la espiritualidad. No olvidemos que los pueblos de la antigüedad eran tremendamente religiosos y conservadores de sus tradiciones.

A partir de 2003 empezamos a comprender que para avanzar en la investigación debían levantar la mirada y reparar en el cielo como el arquetipo terrestre, penetrando en la esencia religiosa o espiritual de los antiguos palmeros. A estas alturas de la investigación, tenemos muy claro que la materia prima de lo social era la religión, clave para comprender el discurso de lo sagrado; esto es, lo más valioso y apreciado, la fuerza que emane de su existencia como poder superior. Lo sagrado es el puente que une la naturaleza con la cultura, es la experiencia y el poder de esa fuerza sobrenatural que se manifiesta de diferentes maneras, lo que Mircea Eliade denominó hierofanía.

Presentación del libro "Cosmovisión Awara" en La Palma
Presentación del libro "Cosmovisión Awara" en La Palma

P.- ¿Cree que las teorías referentes a los Awara que recoge en el libro son extrapolables a otras islas?

R.- Tajantemente sí. Debemos tener en cuenta que son grupos humanos que tienen una misma procedencia (norte de África) y unas mismas tradiciones culturales heredadas del mundo amazigh o bereber. Las pautas de comportamiento y de conducta continentalizadas fueron introducidas y reproducidas en cada una de las islas del Archipiélago canario, aunque existan lógicas divergencias y adaptaciones insulares que las hace únicas.

Cada proyecto de vida era integrador en un universo donde participaba el mundo material, el universo espiritual y lo temporal; es decir, un cosmos integrador.

P.- ¿Ha estado el mundo académico apartado del estudio de las creencias y pensamiento de los indígenas canarios?

R.- Para acercarnos a las formas de relación entre los antiguos canarios debemos dejar a un lado nuestras directivas occidentales modernas, nuestra forma de ver el mundo.

Está muy claro que dependiendo del conocimiento que tengamos, los significados varían. La ignorancia y la impotencia se perpetúan por la falta de habilidades, sobre un terreno resbaladizo, para abordar su estudio, lo que nos conduce a cometer el error de ver las cosas no como son, sino como creemos que son desde nuestra cosmovisión moderna. Lo sagrado ha desempeñado el cometido de ser el cajón de sastre en el que caben todos aquellos elementos cuyo significado se desconocía y no estaba plenamente delimitado.

La arqueología actual está en fase de renovación y está mejor situada para empezar a cambiar los métodos de trabajo con una visión interdisciplinar, clave para un cambio de paradigma y empezar a valorar la importancia de las mentalidades: la cosmovisión, la hierofanía, la simbología, la orientatio, el Axis Mundi y la unificación espacio-temporal que nos ayuden a comprender y encausar mejor el conocimiento de la vida de nuestros ancestros desde la hermenéutica. Nuestra pretensión es acentuar el conocimiento, no delimitarlo.

P.- Desde la Revista Iruene ha estado reivindicando que se profundice en el estudio de la relación existente entre los primeros canarios y los astros. ¿En qué estado se encuentra en la actualidad la arqueo-astronomía o astronomía social en las islas?

R.-En 2009 empezamos, en la isla de La Palma, un proyecto cultural que tenía como fundamente la búsqueda de respuestas a tanto yacimiento arqueológico de características sagradas (amontonamientos de piedras, canales y cazoletas, grabados rupestres…) y que culminó con la publicación anual de la revista Iruene que fuera dando salida al material que íbamos acumulando.

La arqueoastronomía, en aquellos años de principios de siglo, estaba de moda en algunos sectores de la investigación prehistórica mundial, especialmente en el continente americano e incluso el mundo anglosajón. Al principio fue una fuente de inspiración, pero no terminaba de encajar en lo que estábamos estudiando al no centrarnos exclusivamente en la arqueología y en la astronomía. Superamos esa visión y nos centramos en el pensamiento, en la cosmovisión o la forma que tenían nuestros aborígenes de entender el mundo.

Visitar los lugares sagrados reiteradas veces nos fue revelando otras lógicas y otras perspectivas de aspectos y realidades desconocidos e inimaginados. El proceso de exploración se iba adaptando a cada caso, digamos que los lugares iban guiando nuestra investigación, sabedores que el pensamiento se esconde y se manifiesta en sus naturalezas, sus construcciones y símbolos asociados y vinculados a una realidad múltiple.

P.- ¿Somos conscientes los canarios de la riqueza patrimonial que rodea a todo lo relacionado con nuestros ancestros?

R.- Por desgracia, queda mucha labor que hacer. No hemos conseguido que valoremos lo que nos legaron nuestros antepasados. Heredamos una tradición colonial donde lo canario no existía, había desaparecido con la conquista del Archipiélago en el siglo XV. Con excepción de las momias, el resto de la cultura material canaria fue ignorada y relegada al olvido por su falta de grandiosidad arquitectónica.

Desde 1970 en adelante, los estudios sobre el pasado empiezan a redescubrir un mundo oculto espectacular. Se amplía el catálogo de yacimientos arqueológicos, se realizan excavaciones arqueológicas por todo el archipiélago, se discute los orígenes y aumentan las publicaciones.

Ahora tenemos un mejor conocimiento de nuestro pasado. Debemos aprovecharlo para concienciar a los canarios del rico y variado patrimonio que nos legaron nuestros antepasados y tomar conciencia de una identidad única en el mundo que debemos valorar y respetar. Todo lo que se haga por investigar y divulgar siempre es poco.

Reservas para asistir a la presentación de “Cosmovisión Awara” en Gran Canaria.

http://online.museoelder.org/event/cosmovision-awara-presentacion-de-libro/

 

“Cosmovisión Awara”, los primeros habitantes de la isla de La Palma
Comentarios