viernes 14/5/21

El Rocasa vuela para hacerse fuerte en casa

Las amarillas doblegaron a un correoso Aula Alimentos de Valladolid que no pudo igualar la efectividad y el nivel defensivo de su rival (34-29). El conjunto de Carlos Herrera resolvió el partido en una segunda parte donde fueron más sólidas y no bajaron su acierto

Rocasa
Rocasa

Volver a casa siempre sabe, y más si se suma una victoria importante. El Rocasa Gran Canaria sacó con nota su partido ante el Aula Alimentos de Valladolid para sumar 2 puntos claves en su carrera por la Liga Guerreras Iberdrola. Las grancanarias estuvieron muy bien en ambos lados de la pista y certificaron este triunfo en una segunda mitad en la que demostraron su superioridad en la pista. 

El Rocasa despega, pero Valladolid consigue responder



El arranque de las amarillas y de las vallisoletanas fue demoledor en cuanto a acierto. Ambos equipos se iban haciendo daño uno a otro, siendo el Rocasa el que más estaba golpeando desde lejos y el Valladolid más cerca del borde del área. De ese modo, por parte del Rocasa había que intentar apretar un poco más a nivel defensivo para encarrilar algo más un tramo de partido que estaba igualado (4-3).

Un robo de María Gomes y una recuperación colectiva de las grancanarias consiguió que el equipo de Carlos Herrera sumase un parcial de 3-0 con el que obtuvo su primera gran ventaja. La mejoría atrás tuvo efecto en el otro lado del campo. En ese sentido, el estado de gracia de María Gomes era un plus en ese momento por su eficacia en el lanzamiento y, también, su solidez a nivel defensivo.

La velocidad del ataque del Valladolid puso en aprietos entonces al Rocasa cuando se quedó con alguna jugadora menos. Tocaba apechugar un poco más, pero las sensaciones que acumulaban las canarias eran buenas. Por esa razón, al no bajar la concentración ni la intensidad, la ventaja se mantuvo con cierta claridad en favor de un equipo, el local, que iba más lanzado y que dominaban el choque (14-10). 

Con un tiempo muerto Aula Alimentos de Valladolid recuperó algo de terreno y también algo de la confianza perdida. Eso les dio alas en un momento clave para no verse demasiado abajo en el marcador y con varios contraataques fulminaron la meta de las amarillas justo cuando la necesidad apretaba más. Era reaccionar o no reaccionar y las visitantes decidieron salir con todo para cambiar su destino. 

Dos paradones de Ana Belén Palomino cerraron una primera mitad donde, pese a despegarse, el Rocasa no terminó de marcharse al descanso con un colchón un poco más amplio. Aula Alimentos de Valladolid cambió la dinámica y llevó el ritmo del encuentro un poco más a su terreno, dejando todo casi como al inicio (18-17). 

La solidez ayuda al Rocasa a no bajar el listón 



El comienzo de la segunda mitad estuvo en un punto muy parecido al de los primeros minutos del choque: Muchos goles y mucho ritmo por parte de ambos. Pese a ello, el Rocasa volvió a cimentar una ventaja en la que se podía manejar con más tranquilidad. Una vez más, el cerrar bien su propia portería le daba a las canarias el empuje suficiente para ampliar distancia en el marcador (24-20).

Nuevamente, Miguel Ángel Peñas tuvo que solicitar un tiempo muerto con el que intentar reorganizar ideas. Sin embargo, no encontró demasiadas respuestas aunque Lourdes Guerra, su guardameta, sí que pudo frenar con sus paradas a un Rocasa que estaba algo más entero en esos momentos. Con ese panorama y la paciencia que daba el resultado, las de Herrera quisieron rebajar pulsaciones.


Era momento de enfriar el ritmo de partido. María González manejó entonces los ataques amarillos con mucha inteligencia, sabiendo acelerar y desacelerar el juego de sus compañeras. Con ese guion, el Aula Alimentos de Valladolid debía saber esperar su momento, no le quedaba otra (27-23).

Valladolid lo intentó hasta el final, pero las amarillas no fallaron



Cuando recuperaban la bola, las vallisoletanas eran balas sobre la pista, pero bajo los palos del Rocasa estaba una Silvia Navarro encargada de apagar algún fuego en forma de contra. Las visitantes lo intentaban, jaleadas por su técnico desde el banquillo, aunque el reloj corría en su contra y las grancanarias seguían encontrando huecos en sus ataques pausados. Era el momento de finiquitarlo todo.

El paso de los minutos ayudó un poco más al Rocasa por la precipitación de su rival y la ventaja acumulada. Ya no había marcha atrás y los 2 puntos acabarían quedándose en el Antonio Moreno para el conjunto local. Tras mucho tiempo sin poder jugar en su pista, las guerreras amarillas se volvieron a hacer fuertes haciendo un gran partido con el que sumar una victoria muy importante (34-29). 

El Rocasa vuela para hacerse fuerte en casa
Comentarios