domingo 23/1/22

La importancia de reducir la demanda energética

En un artículo anterior se analizó la fuerte dependencia entre la demanda energética y el precio de la energía, basada en la ley de la oferta y la demanda, pero no es ésta la única razón por la que es prioritario tomar medidas para reducir la demanda energética. A continuación analizaremos otros factores que mejorarían drásticamente con una reducción de la demanda energética.
La importancia de reducir la demanda energética
La importancia de reducir la demanda energética

Antes de entrar en materia, es necesario especificar que, obviamente, reducir la demanda energética no significa volver al siglo XIX, con velas y coches de caballos, cuando me refiero a disminuir la demanda energética me refiero a utilizar la tecnología y el sentido común para realizar una gestión energética adecuada, que permita esa reducción de la demanda energética.

En la imagen siguiente se muestran todos los aspectos positivos de una reducción de la demanda energética, que posteriormente iré especificando una por una.

La importancia de reducir la demanda energética

Protección del medioambiente

Debido a la importancia de este aspecto, la relación entre Demanda Energética y Medioambiente será tratado de forma exclusiva en un artículo. A pesar de ello no quiero dejar pasar la oportunidad de hacer hincapié en que el incremento exponencial de la demanda energética en los últimos 100 años es lo que nos ha llevado a una degradación extrema de las condiciones que permiten que el ser humano se desarrolle en este planeta.

Reducción del gasto económico

Como es lógico pensar, la energía, al ser un bien mercantil, la reducción de la demanda implica una reducción del importe de compra. Además como vimos en un artículo anterior tenemos la posibilidad de afectar directamente al precio, por lo que el beneficio es doble, el ahorro vendrá por una reducción de la cantidad de energía comprada por una disminución de su precio.

Recursos energéticos

A pesar del avance de las energías renovables, más del 70% de la energía depende de la obtención y distribución de combustibles, por lo que una disminución de la demanda energética nos lleva directamente a una disminución de la demanda de combustibles y recursos energéticos en general, especialmente de los que vienen del exterior. Este incremento de la independencia de los recursos energéticos exteriores se denomina habitualmente como Soberanía Energética.

Incremento de las renovables

Una derivada poco conocida de la reducción de la demanda energética es que implica, por sí misma, un incremento del porcentaje de penetración de las energías renovables en el sistema eléctrico. Pongamos un ejemplo muy sencillo para explicarlo.

Supongamos que tenemos una casa con una única bombilla incandescente de 100W encendida durante 10 horas, lo que implica 1000 Wh/día. Si en esta misma casa tenemos una planta fotovoltaica que nos genera 500 wh/día, implicaría que tenemos una penetración de renovables del 50%. ¿Todo claro hasta aquí?

Pues bien, imaginemos ahora que sustituimos esa lámpara incandescente de 100W por una lámpara led de 50W (que da más luz), ¿cómo serían los cálculos ahora?

Pues la lámpara de 50W encendida durante las mismas 10 h implica una demanda energética de 500 wh/día, y como no hemos cambiado nada en la planta fotovoltaica que genera 500wh/día, ahora tenemos una penetración del 100% de energías renovables, es decir, podemos cubrir toda la demanda.

Seguridad y disponibilidad

Uno de los aspectos más importantes de cualquier sistema eléctrico es la seguridad y disponibilidad del suministro, por esta razón vamos a subdividir este apartado en dos: planta externa y planta interna.

Planta Externa: Es la red eléctrica entre las centrales y los abonados, todo el conjunto de torres, tendidos, centros de transformación, etc. Una reducción de la demanda implica que podríamos ralentizar la ampliación de la red y que se reducirían las incidencias (apagones) por sobrecargas.

Planta Interna: Dentro de la red de cada usuario (para este caso principalmente empresas), una disminución de la demanda implicaría que ante un corte de suministro, las SAIs y los grupos electrógenos tendrían una mayor autonomía y/o tamaño, puesto que estas características dependen directamente de la demanda energética interior a cubrir.

Independencia energética

En el último mes se han encadenado una serie de noticias que hacen referencia a conflictos internacionales que afectan al suministro de recursos energéticos, principalmente de gas. Incluso se ha dado el caso del cierre de un gaseoducto por el que se recibe el 20% del gas consumido en España, por un conflicto entre dos países que nada tiene que ver con nosotros. Reducir la demanda energética conlleva incrementar nuestra “inmunidad” antes conflictos geopolíticos.

La importancia de reducir la demanda energética
Comentarios