martes. 31.01.2023

El Búnker de Bandama

Canarias, por su situación estratégica, ha sido ambicionada por las grandes potencias. En concreto durante la II Guerra Mundial, tanto los aliados como los nazis pusieron sus ojos en nuestra tierra, soñando con convertirla en una base militar bajo su dominio. Juan Carlos Saavedra nos habla de una joya arquitectónica, testigo de esos momentos de tensión en los que estuvo en juego nuestro futuro

Testigos de la II Guerra Mundial en el Confital
Testigos de la II Guerra Mundial en el Confital

La Isla de Gran Canaria estuvo a punto de ser invadida por los aliados en la II Guerra Mundial. España, para prevenir ese posible ataque y con asesoramiento de la Alemania Nazi, preparó nuestras costas para repeler al ejército británico.

Gran Bretaña temía la pérdida del Peñón de Gibraltar si España facilitaba el acceso alemán a su colonia.  No olvidemos que el régimen de Franco coqueteó en un principio con Hitler y con Mussolini. Si esa eventualidad se producía, los aliados iban a necesitar una nueva base de operaciones para abastecer a sus tropas en el Mediterráneo y en África.

Por su parte, los nazis querían evitar a toda costa que nuestras islas se convirtieran en territorio aliado, por lo que enviaron a las islas a un Capitán de Fragata con el encargo de informar a la cúpula militar alemana de la capacidad de las Islas Canarias para parar una posible invasión enemiga.

En su informe se recoge cómo la mayoría de los militares "peninsulares", en caso de la llegada del ejército británico, se mantendría fiel al régimen franquista y al ideario fascista. Sobre los militares foráneos, casados con canarias, el enviado de Hitler dudaba sobre su lealtad a los intereses alemanes. Por último, en referencia a los militares canarios observó que la gran mayoría vería con buenos ojos la invasión aliada.

Este informe llegó a Madrid e hizo que Franco ordenara a las tropas acuarteladas en Canarias que los militares, llamados a intervenir de forma directa en combates en la costa contra los británicos, fueran únicamente peninsulares.

El capitán alemán también hizo una serie de recomendaciones sobre la construcción de determinadas infraestructuras militares con las que dificultar  lo más posible el desembarco  aliado.

Acceso al búnker de Bandama

En nuestras costas aún es posible encontrar  elementos defensivos provenientes de esa época.  Entre las construcciones creadas para luchar contra los aliados destaca el denominado "Búnker de Bandama". Este se encuentra en el subsuelo del Mirador de Bandama, completamente camuflado para evitar su detección tanto desde el aire como por personas que visiten ese espació turístico.

Búnker de Bandama, pasillo interior

La rareza de la obra radica en que es la única conocida en nuestras islas en que se usó una construcción civil, aparentemente neutral para ocultar una instalación militar.

El Búnker cuenta con dos niveles que permiten el almacenamiento de material bélico y/o equipo de transmisiones.

Lamentablemente, hoy muchas de esas estructuras militares se encuentran en estado de total abandono, cuando podían haberse convertido en lugares de referencia para conocer nuestra historia, aprender de ella y dar valor a nuestro patrimonio cultural.

El Búnker de Bandama
Comentarios