sábado 23/1/21

¡Los canarios fuera de Madeira!

En el siglo XV, Portugal capturó indígenas canarios para obligarlos a trabajar en ingenios azucareros y en labores de pastoreo en la isla. Estos se sublevaron y años más tarde fueron expulsados de Madeira. Juan Carlos Saavedra.

Imagen de la Macaronesia
Imagen de la Macaronesia

Las islas Canarias junto con Madeira, Porto Santo, Salvajes, Azores y Cabo Verde, forman la Región Macaronésica.

Este término proviene del griego clásico, que se puede traducir como "Islas de los felices" y fue utilizado por vez primera por el botánico Philippe Baker Webb.

Los europeos llegaron a Porto Santo en 1418 y a Madeira en 1419. Ambas islas estaban despobladas.

El infante Don Enrique de Portugal llevó a Madeira, desde Sicilia, plantones de caña de azúcar, con la intención de dedicar la isla a su cultivo masivo. Para poder cumplir ese objetivo se necesitaba gran mano de obra, por lo que decidieron llevar esclavos africanos.

Sello Ingenio Azucarero en Madeira

Para obtenerlos, Portugal organizó, entre otras, cuatro expediciones a Canarias entre los años 1450 y 1453, para capturar indígenas canarios con destino a trabajar en Madeira. A unos se les obligó a trabajar en los ingenios azucareros y a otros en labores de pastoreo, tarea en la que eran especialistas.

De esta forma, los esclavos canarios se encontraron en una isla similar a la suya, vagando con el ganado por el centro de Madeira, sin apenas vigilancia.

Haciendo honor a sus ansias de libertad e independencia empezaron a amotinarse y, lo que era aún peor para los portugueses, a transmitir esas "peligrosas ideas” a los esclavos negros africanos, mucho más sumisos que los canarios.

¡Los canarios fuera de Madeira!

La situación se fue haciendo insostenible ante las continuas sublevaciones de los indígenas canarios, por lo que el 25 de noviembre de 1491, la Cámara Municipal de Funchal acordó expulsar a todos los canarios de la isla.

La orden de expulsión no se pudo cumplir del todo, ya que muchos de ellos seguían refugiados en las cumbres casi inexpugnables. Tal fue así que el 4 de mayo de 1503, desde la Corona Portuguesa se pide a las autoridades de Madeira que proceda a expulsar del todo a los indígenas que quedaran en la isla.

Testigo del paso indígena por Madeira es que aún queda en pie la denominada Ermita de la Roca, en el municipio de Santana, construida sobre cuevas que se cree fueron empleadas por nuestros ancestros como escondite frente a los portugueses.

 

Juan Carlos Saavedra

Escritor, investigador y divulgador de la cultura canaria

www.juancarlossaavedra.com

¡Los canarios fuera de Madeira!
Comentarios