miércoles 8/12/21

Memoria y gratitud hacia “los alzados”

En pleno siglo XXI perviven en Canarias tradiciones, creencias y palabras provenientes de nuestros ancestros indígenas. En el mantenimiento de esa herencia ancestral jugaron un papel fundamental aquellos nativos que se negaron a integrarse en la nueva sociedad impuesta por los europeos. Recuperemos su memoria.

Una de las primeras representaciones de nuestros ancestros
Una de las primeras representaciones de nuestros ancestros

Tras el sometimiento militar de las Islas Canarias por la Corona de Castilla, muchos de los indígenas canarios se refugiaron en lugares inaccesibles donde siguieron fieles a su forma de vida anterior. Los conquistadores les dieron el nombre de “alzados”, convirtiéndose estos en un verdadero quebradero de cabeza para las nuevas autoridades de las islas.

Homenaje a los lideres guanches en Candelaria

(Homenaje a los lideres guanches en Candelaria)

En un acta del Cabildo de Tenerife de 1514, recogida por el historiador Rumeo de Armas, se habla de ellos en los siguientes términos: “Dixeron que denuncian e denunciaban al señor adelantado que ay muchos guanches alzados en esta ysla que roban los ganados y facen otros daños; que piden se faga lo que sea justicia procediendo contra ellos. Muchos esclavos guanches andan alzados cinco o seis años entre los libres, porque como todos son de una nación y viven en los campos e sierras acogense y encúbranse unos a otros, y esto hazenlo tan sagazmente, de mas de ser la tierra aparejada para ello…especialmente porque esa gente que aunque unos a otros se quieren mal encubrense tanto y guardense lo secreto que antes morirían que descubrirse y tienlo esto por honra y este estilo tenían antes que la dicha isla se ganase y todavía les ha quedado, pues saberlo de ellos por tormento es imposible aunque los hagan pedazos porque jamas por tormento declaran verdad y por ser de esta condicion e manera es gente muy dañosa”.

El juego del palo o garrote, herencia indígena

(El juego del palo o garrote, herencia indígena)

A principios del siglo XX Juan Bethencourt Alfonso escribió sobre los alzados que “una cincuentena de años después de sujuzgada la isla, aunque habían perdido su ferocidad primitiva, aún eran terribles y de cuidado”.

Impresiona el testimonio recogido por el Cabildo de Tenerife sobre la negativa de los guanches a delatar a sus compatriotas aunque sufrieran las más duras torturas. Reconociendo el redactor del acta de 1514 que ese proceder de lealtad era una herencia de su forma de ser previo a la conquista de la isla.

A partir de los alzados se transmitió la esencia indígena a las nuevas generaciones canarias

(A partir de los alzados se transmitió la esencia indígena a las nuevas generaciones canarias)

Sin lugar a dudas, Canarias tiene una deuda con aquellos que desde la clandestinidad más absoluta, arriesgándose a ser torturados y asesinados, lograron pasar de generación a generación sus tradiciones para que muchas de ellas hayan llegado a nuestros días.

 

Juan Carlos Saavedra

Escritor, investigador y divulgador de la cultura canaria

www.juancarlossaavedra.com

 

Memoria y gratitud hacia “los alzados”
Comentarios