domingo 29/5/22

La pastilla mágica no funciona con nuestros encuentros eróticos

La cultura de la rapidez, del filtro, del lo quiero ya y perfecto, solución en dos sesiones sin dolor, sin esfuerzo, sin constancia, ¡viva la pastilla mágica! Pero hasta que llegue, toca implicarse para mejorar lo mejorable, para salirse de la queja aportando soluciones reales

La pastilla mágica no funciona con nuestros encuentros eróticos
La pastilla mágica no funciona con nuestros encuentros eróticos

Nuestra sexualidad, nuestros encuentros eróticos, nuestra atención a la pareja son importantes y, en consecuencia, hay que cuidarlos, mimarlos, atenderlos y no esperar a que las dificultades crezcan. Cuando el plano afectivo, la intimidad, la pasión y los encuentros eróticos comienzan a tambalearse generan una inestabilidad que puede acabar en separación, y la separación no siempre supone vivir bajo techos distintos. Se puede estar bajo el mismo techo siendo pareja y estar completamente separados, desvinculados y sin apego afectivo alguno.

La vida en pareja fluctúa como lo hace el mercado, existe un grado de inestabilidad que depende de diferentes causas: estilo de vida, edad, trabajo, falta de él, hijos, intentos por tenerlos fallidos, familias e influencias varias, algún tipo de enfermedad física o psíquica, medicación, valores de ambos, lugar que ocupan los encuentros eróticos para cada uno, deseos de ambos, comunicación asertiva o ausencia de ella, etc., y así una gran lista que seguro que puedes continuar. Ante esta amalgama de posibilidades, pensar que una pastilla mágica soluciona cualquier dificultad que pueda surgir en los encuentros eróticos de la pareja pinta hasta simpático. Si lo creías, elimina esa idea cuanto antes. La pastilla mágica, la solución rápida en dos sesiones, el tratamiento eficaz sin esfuerzo ni constancia, la fórmula mágica sin implicación ni voluntad, desde lo más profundo de mi corazón, siento decirte que todavía no existen.

Lo pongo en contexto, te pre-ocupas por un problema de disfunción eréctil, consultas al médico, porque a parte tienes alguna complicación más para la que tomas medicación. Hablas de algunas erecciones mañaneras y débiles durante la masturbación y caricias de tu pareja. Tener un encuentro erótico con penetración ha sido imposible durante los últimos 9 meses. Sin embargo la eyaculación es normal pero notas un interés por tener encuentros eróticos bajo. Se te pauta un tratamiento farmacológico para la disfunción eréctil por todo lo que has comentado sin entrar en detalles, ni preguntas sobre ti, tu pareja, hábitos antes y después de los encuentros, tipo de vida que llevan, relación amorosa, vínculos, comunicación, familia, trabajo, primera vez que acudes por una dificultad en los encuentros, tu pareja ha tenido alguna, cómo lo afrontan, cómo les ha afectado el periodo de abstinencia, qué han hecho durante ese tiempo, sienten miedo, ansiedad, y así algunas dudas más de las que se debería haber hablado para evitar el volver a consulta cargados de frustración pensando que la pastilla mágica en el caso de ustedes no ha funcionado.

Confiar en tratamientos farmacológicos, autoinyectables, supositorios intrauretrales, cremas atópicas, dispositivo por vacío, implantes de pene para conseguir una erección cumple su función cuando se acompaña con sesiones en las que la pareja exprese, comunique e intercambie información sobre lo que sienten, lo que viven, cuáles son sus expectativas y cómo van a afrontarlo. Así muchos interrogantes e incógnitas que hay que verbalizar frente a la pareja, para que ambos sean conscientes y gestionarlo juntos. Puede suceder que durante el tratamiento surjan cuestiones no resueltas que son un freno. Imaginemos que una parte deja de intentar tener encuentros eróticos por miedo a ‘fallar’, quizás la otra parte infiera que ya no hay deseo y ponga el suyo en modo off, distanciándose ambos cada vez más. Otro escenario: una de las partes piensa que como existe esa dificultad es mejor no intentarlo, con lo cual no coopera para mejorar la situación. En otro escenario pudo suceder que la falta de encuentros eróticos durante un largo periodo de tiempo generara en la otra parte una dificultad que conlleva dolor en la penetración, algo que no ayuda a la hora de mantener la erección. De las dificultades se puede salir poniendo voluntad, cooperación por parte de ambos miembros de la pareja, empatía, amor y respeto. Lo superes como lo superes no olvides el humor. ¡Hasta pronto!

 

Rut Mónica Diaz

Sexóloga

@sexologarutmonicadiaz

 

 

La pastilla mágica no funciona con nuestros encuentros eróticos
Comentarios