lunes 18/10/21

La nutrición también es un hábito: el paso a paso para no fracasar en el intento

Cuando comenzamos un proceso de cambio de alimentación, estamos iniciando un cambio de hábitos alimentarios. Y para que estos cambios sean reales y sostenibles en el tiempo, es preciso tener en cuenta algunos factores. Te acompaño a descubrirlos

La nutrición también es un hábito: el paso a paso para no fracasar en el intento
La nutrición también es un hábito: el paso a paso para no fracasar en el intento

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que es vital que te permitas estar el tiempo necesario en cada etapa.

Si no respetas tus propios tiempos, o te saltas pasos, es probable que estés creando unos cimientos muy poco firmes y nada duraderos en el tiempo.

Por otro lado, para que cualquier cambio que iniciamos sea perdurable en nuestra vida, es necesario que el disfrute esté presente.

Si, por ejemplo, te planteas un cambio en tu alimentación, pero solo lo haces porque has leído o escuchado que “es sana, que es lo mejor para ti”, y te impones el cambio, entonces te olvidarás de disfrutar, terminarás sintiéndolo como una obligación y eso te llevará a querer abandonar.

Hoy quiero compartir contigo un paso a paso muy sencillo que te va a permitir clarificar tu estrategia, identificar dónde te encuentras y por dónde seguir.

Antes de comenzar, recuerda que es necesario que pases a la acción de forma realista. Es decir, aquello que te propongas ha de ser alcanzable por ti.

Vamos con el paso a paso:

Comienza por definir tu Gran Objetivo.

Ahora, subdivide ese Gran Objetivo en pequeñas Submetas.

Una vez definidas, es preciso dividir estas Submetas en muchas Pequeñas Acciones.

Cuando lo tengas, toca revisar y modificar aquello que consideres necesario.

Paralelamente a esto, te invito a crear un “Pan B” o incluso un “Plan C”, que te lleven al mismo objetivo. Así, si algo falla, siempre tendrás otro recurso al que acudir.

Por fin, ha llegado el momento de elegir la Primera Acción.

Este punto es vital. Se trata de elegir una única primera acción y llevarla a la práctica. Y cuando la tengas integrada, pasas a la siguiente.

La nutrición también es un hábito: el paso a paso para no fracasar en el intento

Te dejo un ejemplo para que lo veas más claro.

Gran Objetivo: “Comer sano”.

Pequeñas Submetas que te llevan a “Comer sano” (Gran Objetivo):

1) Cuidar el desayuno;

2) Integrar más frutas y verduras;

3) Comer de forma consciente…

Y todas las Submetas que se te ocurran.

Pequeñas Acciones en las que dividimos cada Submeta (para este ejemplo, elijo “Cuidar el desayuno”).

Las Pequeñas Acciones que me acercan a “Cuidar el desayuno”, pueden ser:
1) Disminuir el consumo de azúcar añadido;

2) Integrar más frutas en ese momento del día;

3) Esperar a sentir hambre para desayunar...

Y, otra vez, todas las Pequeñas Acciones que consideres.

Paralelo a esto, podrías crear un “Plan B”, para tener a mano si alguna de tus estrategias no te resulta como esperabas. Un “Plan B” es un camino diferente que te permite llegar a esa meta que te has propuesto.

Ahora, es momento de elegir una primera acción, que, siguiendo con el ejemplo, puede ser “disminuir el consumo de azúcar añadido”, y ponerla en práctica.

Cuando sientas que ya la tienes integrada, es decir, cuando sientas que ya te nace de forma natural, es momento de pasar a la siguiente.

Y así sucesivamente, integrando una acción por vez, hasta llegar a ese Gran Objetivo final.

Si quieres hacer muchos cambios a la vez y eliges muchas acciones juntas, corres el riesgo de sentirte abrumado/a y querer abandonar.

Ten presente que, como todo lo que haces en tu vida, un nuevo hábito requiere de tu compromiso y constancia. Es muy importante que, si realmente eso es lo que quieres, te mantengas firme ante las adversidades, las dudas, los obstáculos, las crisis.

Recuerda ir paso a paso y permitirte el tiempo necesario para cada etapa.

Hay quien afirma que son 21 días sin fallar ni uno los que se necesitan para integrar esa nueva conducta en nuestro inconsciente y nos resulte natural.

Yo más bien pienso que se necesitan meses de constancia para que eso suceda. Y que te puedes “permitir fallar” en el proceso, porque todo forma parte de tu camino y de tu aprendizaje.

¿Tú qué crees? ¿Conocías este paso a paso? ¿En qué parte del camino te encuentras?

 

Flor Fernández

Técnica superior en dietética y Coach integral de salud

https://linktr.ee/florfdez

 

La nutrición también es un hábito: el paso a paso para no fracasar en el intento
Comentarios